Carta de Ensino


Queridos hermanos y hermanas en la Causa,

¡Alláh’u’Abhá!

Dios no nos necesita. El que tengamos la oportunidad de servir a Su
Causa es tan solo una de sus bondades. Esto queda claramente ilustrado
en las Palabras Ocultas:

¡OH HIJO DEL HOMBRE!

Amé tu creación, por eso te creé. Por tanto, ámame para que mencione tu nombre y llene tu alma con el espíritu de vida.

¡OH HIJO DEL SER!

Ámame, para que Yo te ame. Si tú no me amas mi amor jamás llegará a ti. Sábelo, oh siervo.

La enseñanza es uno de los ejemplos más claros de esa relación con
Dios: Es nuestra oportunidad de expresar nuestro amor a Su Causa,
compartirla con personas alrededor nuestro, y es además una fuente de
alegría para nosotros mismos (cosa que todos los que han enseñado la Fe
con certeza hemos sentido).

Tal vez sea interesante considerar también la cita siguiente:

«Shoghi Effendi nos ha dicho que dos grandes procesos están actuando
en el mundo: el gran Plan de Dios, turbulento en su progreso, operando
a través de la humanidad como un todo, rompiendo las barreras que
impiden la unidad mundial y forjando a la humanidad un cuerpo unificado
en el fuego del sufrimiento y la experiencia. Este proceso producirá,
cuando Dios lo crea oportuno, la Paz Menor, la unificación política del
mundo. La humanidad de ese tiempo se podrá comparar con un cuerpo
unificado pero sin vida. El segundo proceso, la tarea de dar el
hálito de vida a este cuerpo unificado -la creación de la verdadera
unidad y espiritualidad que culminará en la Paz Mayor- corresponde a los bahá’ís, que trabaj
an
conscientemente, con instrucciones detalladas y guía divina continua,
para urdir la trama del Reino de Dios en la tierra, al que llaman a sus
congéneres, otorgándoles así vida eterna.»

Casa Universal de Justicia; de una carta escrita a un creyente, 08/12/1967. Citado en Luces de Guía # 1416

Con tal de reflexionar unos momentos sobre esta cita, quedará muy claro que la "tarea de dar el hálito de vida" es centralmente la tarea de enseñar la Fe, pues se trata de "urdir la trama del Reino de Dios en la tierra, al que llaman a sus congéneres, otorgándoles así vida eterna." Es un gran privilegio, y es una tarea que podríamos realizar incluso todos los días si nos lo propusiéramos.

Nuestros esfuerzos de cumplir con todo este trabajo cuentan con una gran ventaja: las "instrucciones detalladas y guía divina continua".
No tenemos sacerdotes ni curas, pero tenemos una organización clara, y
por primera vez en la historia, la Fe de Dios cuenta con esa conexión
que permanentemente actualiza la forma de operar en el servicio a la
Causa. La guía se ha vuelto sumamente precisa en los últimos planes, y
la Casa Universal de Justicia incluso ha planteado un marco para la
acción en el que todos podemos encontrar una o más cosas que hacer.
Principalmente, enseñar.

Quisiera compartir algo de mi experiencia de la campaña pasada y de
esta. A pesar de ser Miembro del Cuerpo Auxiliar para la Propagación, a
pesar de haber leído la guía hasta creer que la había entendido, debo
reconocer que las declaraciones que se dieron en los encuentros de
enseñanza me sorprendieron. Me sorprendieron incluso las declaraciones
que ocurrieron en Santa Cruz, en años anteriores, cuando gente que
participaba en los círculos de estudio se declaraba espontáneamente.
Era como si me costaba creer que la gente quería ingresar, aún cuando
yo sabía que esas actividades estaban hechas para ofrecer este Regalo y
la oportunidad de pertenecer a la comunidad.

Mi conclusión de las experiencias más recientes fue que la enseñanza
era esencialmente el trabajo de remover los obstáculos que impedían que
se cumpliera el deseo de los corazones. Gracias a la venida de la Consejera Internacional,
la Sra. Ramirez, descubrí unas citas que me confirmaron en esta comprensión, y que aprovecho de compartir a continuación:

Enseñar la Fe es despertar la chispa de la Fe

«Ningún obstáculo debería colocarse delante de
ninguna alma que pueda impedirle encontrar la verdad. Bahá’u’lláh
reveló sus directivas, enseñanzas y leyes para que esas almas puedan
conocer a Dios, y no para que cualquier declaración pueda volverse un
obstáculo en su sendero.»

            (libros, Luces de Guía)

« Por lo tanto, quienes son responsables de
aceptar nuevos creyentes deben asegurarse de una sola cosa; que el
corazón del solicitante haya sido conmovido por el espíritu de la Fe.
Todo lo demás gradualmente puede edificarse sobre esta base. »

(De una carta, escrita en nombre de Shoghi
Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de África Central y Oriental,
08/8/1957)      (Luces de Guía)

«Si hacemos demasiado rigurosos los requisitos
enfriaremos el entusiasmo inicial, lastimaremos los corazones y
dejaremos de crecer rápidamente. Lo esencial es que el candidato a
ingresar crea de corazón en la verdad de Bahá’u’lláh. Que sea letrado o
analfabeto, que esté informado de todas las Enseñanzas o no, no es el
punto principal. Cuando existe la chispa de la fe el Mensaje esencial
está allí, y todo lo demás puede agregarse gradualmente.»

(De una carta escrita en nombre de Shoghi
Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de África del Sur y
Occidental, 09/7/1957)      (Luces de Guía)

«Aquellos que se declaran bahá’ís deben estar
encantados con la belleza de las Enseñanzas, y conmovidos por el amor
de Bahá’u’lláh. Los declarantes no necesitan conocer todas las pruebas,
la historia, las leyes y los principios de la Fe, pero en el proceso de
aceptar por sí mismos deben, además de captar la chispa de fe,
estar básicamente informados acerca de las Figuras Centrales de la Fe,
como así también de la existencia de leyes que deben seguir y de una
administración que deben obedecer.»

(Casa Universal de Justicia; de una carta escrita a todas las Asambleas Espirituales Nacionales, 13/7/1964)   (Luces de Guía)

Cómo enseñar la Fe?

Por suerte, esta es la parte más fácil: Usemos la "presentación de
Ana", que aparece en el Libro 6. La Asamblea Local aprobó un material
anillado que nos ayuda a hacer esa presentación con un apoyo visual. El
CCA tiene esos anillados listos para repartirlos a quienes los
soliciten. Existen otros métodos, pero si no lo han probado aún, dense
la oportunidad de seguir esa presentación tan estrictamente como puedan
y valoren sus resultados ustedes mismos.

A quién enseñar?

A dos personas por lo menos.

Pueden ser parientes, amigos, colegas o compañeros, o vecinos.

Pueden ser personas que participan de alguna actividad básica en la que estamos involucrados.

O Puede ser una persona desconocida en la calle hacia la cual nos sentimos guiados.

Puede ser alguien que nos sentimos movidos a contactar después de leer unas cuantas oraciones.

Cuándo enseñar?

Este viernes y sábado. La campaña fue fijada para darnos la
oportunidad de concentrarnos y dar tiempo a lo importante. Tratemos de
aprovechar esta oportunidad y tener algo que contar y agradecer a Dios
en nuestras oraciones durante el ayuno.

Vendrán otras campañas. Pero aprovechemos esta. Disfrutemos de las bendiciones y las alegrías que nos ofrece la enseñanza.

Estamos todos invitados a sentir la alegría de enseñar.

"Es la calidad de la devoción y del
autosacrificio la que trae las recompensas en el servicio a esta Fe más
bien que los medios, la habilidad o el respaldo financiero"

(De una carta con fecha 11 de mayo de 1948
escrita de parte de Shoghi Effendi a la Asamblea Espiritual Nacional de
Australia y Nueva Zelanda)




Diógenes Marcondes


www.diomarcon.spaces.live.com

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s